martes, 15 de diciembre de 2009

Juncal, atropellada en Sevilla




A Juncal la rescataron cuando se había tirado a descansar sus golpeado cuerpo en un soportal en Sevilla.
María del Mar, la abrigó y le acompañó durante horas mientras se ponía en contacto con todas las personas que recordaba para buscar ayuda para ella.
Nos avisó y fuimos a buscarla, cogeaba bastante y se le notaban todas las costillitas. Pero se dejó guiar al coche y durmió y comió durante dos días sin a penas hacer otra cosa.
Las pruebas veterinarias nos dijeron que Juncal tiene un atropello que dejó su omóplato y su cadera muy dolorido, por eso cojea, no le pasa nada en sus patas aunque se le vea encoger una manito.
Una cadena de buenas intensiones nos permitó ayudar a Juncal, así a los dos días Alicia le acogía en su casa, casi a la vez que Abby (su galga de acogida) se iba en adopción.
Ahora, Juncal tiene que recuperar fuerzas, superar el golpe, curarse y además, encontrar una familia.
Es amable, suave, grande y fuerte. Limpia, y cariñosa, aún tiene un poco de susto cuando los machos se le acercan porque la calle le ha mostrado que sobrevive el más malo. Pero los dos machos con los que comparte ahora casa le ayudarán a descubrir otro tipo de ralación con los demás perros.
Quiero dar las gracias a todos los que se han involucrado en este rescate, cada uno con lo que ha podido aportar, que nadie se sienta más o menos porque todos no tenemos las mismas posibilidades ni la misma disponibilidad. Muchas personas intervinieron en la ayuda a Juncal y a todas quiero darles las gracias en nombre de ella.