jueves, 24 de marzo de 2011

Ayudando a que los galgos lleguen a sus destinos


Normalmente nuestros perros tienen que viajar de una ciudad a otra de España y a veces fuera de ella para llegar a su casa definitiva desde su acogida. En esos momentos se nos plantea siempre el mismo dilema, ¿cómo los enviamos?.
La mayoría de las veces podemos optar por enviarlo por transporte terrestre, en un viaje de 22 horas, durante el cual el perro no sale del trasportín, utilizamos trasportines grandes, donde pueden ponerse de pie y darse la vuelta pero no permitimos que los saquen porque quien los transporta es gente que no tiene experiencia con galgos y no queremos que un perro pueda escapar o que tengan problemas al volver a meterlo en su trasportín. Es un viaje largo, pero es la última etapa antes de tener una vida de perro normal y corriente, o sea, feliz.
Este trasporte no se puede utilizar cuando se trata de perros enfermos, muy débiles, recién operados, cachorros, etc. Y muchas veces, los adoptantes prefieren que su perro no haga ese largo viaje, y lo van a buscar en coche o en avión.
En muchas ocasiones, los miembros de galgos112 hacemos parte del trayecto y la otra parte la hacen los adoptantes, otras veces, unos u otros hacemos todo el trayecto.
Y también siempre es bien recibido un padrino de vuelo, y esto porque no es posible que los perros viajen solos en un avión, tienen que ir como el equipaje de algún viajero. En este caso, lo único que debe hacer el viajero es retirar al perro cuando llega a destino tal cual como si retirara su maleta y sacarlo fuera de la zona de embarque donde le esperarán voluntarios de galgos112. Cuando alguien viaje en avión y quiera ayudar, sólo tiene que avisarnos, con su localizador se reserva un sitio (siempre que no sea en las compañías de bajo coste porque éstas no llevan perros) y un voluntario de galgos112 estará en el aeropuerto una hora antes con el perro y el trasportín y hará el envío, esto no representa un costo adicional para el viajero. Es sencillo, y nosotros estamos allí.
También hay veces en las que alguien se ofrece a llevar a un perro en su coche aunque no sea ni su casa de acogida, ni voluntario, ni su adoptante, sólo por colaborar y aportar su grano de arena a la causa. En estos casos, lo necesario es cierta flexibilidad e información para poder coordinar la salida y la llegada, ya que en coche los tiempo pueden ser más largos o más cortos, y se intenta que el que lleve al perro y el que lo reciba puedan estar en su sitio y ninguno pierda más tiempo que el necesario, pero exige siempre un plus de buena voluntad y mucha información sobre la salida y llegada de la persona que lleve el coche.
Todas estas modalidades tienen sus pro y sus contras, pero desde galgos112 intentamos que las contras sean las mínimas posibles y nunca nos desentendemos de nuestros perros hasta que no han llegado a su destino a salvo.
A todo, os pedimos, que si os ofrecéis a llevar o acompañar a uno de nuestros perros, poned de vuestra parte todo lo mejor, porque no es un favor que se nos hace a nosotros, es una facilidad que ofrecéis a estos perros que ya han pasado mucho sufrimiento y se merecen un trato de favor.
Gracias a todos los que en algún momento habéis antepuesto vuestra comodidad para hacer que un galgo o podenco llegue antes y en mejor a su nueva casa.

1 comentario:

Paqui dijo...

Gracias, realmente es muy necesaria este tipo de colaboración.

Por ello, aprovecho para animaros a que lo hagáis, será una experiencia gratificante y ellos os lo agradecerán.