miércoles, 19 de octubre de 2011

FLORES




Despega el avión y marcho con la mirada ausente. Ya jamás podré olvidar esos ojos, ese ímpetu, su enorme belleza morena.

Hoy he conocido a Esperanza, he conocido el tesón, la lucha, el amor incondicional, el ánimo.

Allí estaba ella, en la oficina de Marité, tumbada en su camita de agua.

Levanta su cabeza y te da la bienvenida con la mirada, con las orejas, con la cola. A su lado su almohada, sus peluches, y los dos cachorretes que hace escasos quince días dejaron en la puerta abandonados.

"Venga Mari Cuchi, vámonos a hacer un pipí que te vea la Mari Cristi"

Ella incorpora esos escasos 14kgs, y Espe solita sale para alante, temblando al principio, pero con la firmeza y fuerza que dan esas ganas de vivir.

Esperanza avanza, se para cuando escucha un hombre, se bloquea... "venga Mari Pili!", y baja la rampa de salida. A ratos, incluso acelera. No hace pipí, pero huele las flores! Me encanta, ya me ha robado el corazón, es una perra poeta!

Decir que es hermosa es quedarse corta, completamente negra, de un negro azabache, finita, el pelo brillante, los ojos negros, de una viveza inexplicable, y mientras absorta la observamos, rompe ese instante una furgoneta frenando en seco, "niña, véndeme esa galga que a esa te la arreglo yo..." Yo aprieto los labios para no soltar una palabrota, pero Marité, que ya lo tiene por la mano, y dando una lección de autocontrol, les responde "esta no se mueve de mi sofá".

Se acaba el paseo, y Espe vuelve a su cama. La ayudo pensando que quiere colocarse en posición totalmente horizontal, pero ella no quiere estar tumbada, yergue su cabeza apoyándose en la almohada y no nos quita la vista de encima, no quiere perderse nada!

Paqui viene para llevarme al aeropuerto y le trae chuches a la niña mimada, y a sus nuevos compañeros de fatigas los hermanos cachorrines.

Y nos hacemos una foto de familia para el álbum de nuestros corazones.

Me voy, y no puedo evitar tener la sensación de dejarlas solas, solas en primera línea de fuego...


Despega el avión y noto que mi mano todavía huele a Esperanza!



















9 comentarios:

Paqui dijo...

Precioso Tita Mari Cris. Es muy dificil describir la belleza de Esperanza y lo has conseguido.

Estoy segura que, como yo,todos los que conocen a Esperanza, han llorado con tus palabras.

Gracias por tu cariño y sensibilidad

Marité dijo...

Gracias Guapi, me has dejado sin palabra, y eso es díficil.

Cristina Bahamonde dijo...

Un beso a las dos y 300 de los pequeñines a la Espe!
Tienes razón Paqui cuando dices lo de llorar porque yo que lo he escrito, tengo un nudo en la garganta desde anteayer.
Mucha fuerza!!

Lisi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lisi dijo...

No conozco a Esperanza y estoy con lágrimas en los ojos. Yo tengo a mi Vadim que es ahora un galgo de casa y no de caza (fuera la z), y entiendo perfectamente vuestros sentimientos. Muchas gracias por vuestro cariño

hmoreno dijo...

Preciosas palabras, Cristina!!!!

Los que tenemos la fortuna de conocer a Esperanza, sabemos que es especial, y un ejemplo de lucha por la vida.

Marité y Paqui muchos besos, y miles de gracias por la labor que haceis.

Josep dijo...

Paqui:y los que no la conocemos todavía, también. Pero las nuestras son lágrimas de emoción. Si no hubiera sido por vuestro esfuerzo y vuestro magnífico trabajo (sóis nuestros Comandos de Operaciones Especiales), serían lágrimas de pena.

El día a día de una casa de acogida dijo...

Precioso, chapo por sus papis de acogida, chapo por Esperanza, sois el ejemplo de que teniendo el empuje y las ganas de vivir de un perrito con mucho esfuerzo y sacrificio pero también con mucho amor, este precioso angel y vosotros vais a poder demostrar al mundo que QUERER ES PODER.

miguel dijo...

impresionante el trabajo que haceis!!
lo sé de primera mano, tengo 3 perros recogidos de la calle y aunque dan mucho trabajo mas grande es la compañia y la humildad que te enseñan.
os he visto en el programa de cesar millan. muchisimo animo que teneis el cielo ganado!!