miércoles, 18 de abril de 2012

Estrella, una luz que se apaga, injustamente

Estrella nos ha dejado, ha muerto en mis brazos y mientras
le pedía que por favor no se muriera por mi mente pasaron todas las imágenes de
barbarie que se cometido con ella.
Desde el momento en que la recogieron, con su femur roto,
cuando debería haber empezado su nueva y buena vida, desde ese momento todo fue
sufrimiento.
Nadie pudo llevarse a una pequeñita de menos de 5 kg con una
pata rota a su casa, Estrella fue a una jaula, con su pequeñísimo cuerpo y con
su dolor.
El veterinario que le atendió, quizás pensara que un perro sin dueño no
tiene a nadie que le defienda, porque la operó de tal manera que agudizó su
dolor, le colocó unos hierros larguísimos que le atravesaban la rodilla y ató
su pata doblada, a la cintura (¿por qué no dobláis vuestra rodilla y dejáis asi
la pierna inmóvil por un rato? ¿qué sentís? Imaginaros ahora estar 9 días con
la pata asi y sin nada que calme el dolor, porque eso es lo que Estrella vivió,
y vosotros no tenéis un hierro hiriendo la rodilla).
Nadie estuvo para
defender a Estrella, que siguió en una
jaula, con más dolor aún, sin medicación que le calmara, sin unos brazos que le
evitaran el frío, sin energía, con las defensas muy bajas, enfermó.
Cuando por fin la tuve en brazos, con su patita atada a la
cintura, con los mocos que se le caían y sin quejarse de nada, todas esas
imágenes que nunca vi, se hicieron cuerpo en esa pequeña negrita silenciosa.
Nuestro veterinario tuvo que operarla para quitar los
tremendos hierros que le impedían estirar su rodilla y le provocaban muchísimo
dolor, le libramos del dolor, pero no pudimos impedir que la enfermedad se
agravara, esos mocos y esas legañas eran una infección pulmonar muy grave.
Cada noche, me abrazaba a ella para darle calor, y le pedía
que se pusiera buena, que aún tenía que jugar, que correr, que romper las cosas
que rompen los cachorros, intenté convencerla de que su sufrimiento había
terminado, que la vida era otra cosa, que había gente a la que sí les importan los animales aunque no
tengan dueño, ella quiso creerme y lucho mucho, fueron unos días interminables,
pero tanto dolor , tanta desidia, tanto sufrimiento en un cuerpo tan joven y
tan pequeño, fue demasiado.
Tengo muchísima pena por no haber conseguido salvarle, pero
más es la rabia que tengo por lo que con ella se ha hecho. No hay derecho, no
es justo.
Quiero dar las gracias a mis compañeros de Galgos112 de
todas las delegaciones y a todas esas personas que han estado conmigo
pendientes de la salud de Estrella, yo creo que ella supo que nos importaba a
muchos, pero no fue suficiente.

11 comentarios:

Pilar dijo...

Lo lamento muchisimo por la pequeña Estrella, por tí Marité que has estado luchando, cuídandola y queriéndola hasta el infinito y por toda la familia de Galgos112.
No es justo...
Se muy feliz pequeña Estrella...

La Choni dijo...

Qué tristeza, qué impotencia, qué de todo... me has hecho llorar.

Nekane dijo...

Ufffff. Como algo tan injusto puede convertirse en un sentimiento tan bonito. a todo esto.nadie le ha pegado un tiro en las distintos rodillas a ese veterinario carnicero?
Siento tú pérdida y comparto tú rabia.
Lo que pasa aquí no es normal.

carme dijo...

Marité, murió arropada por tu calor y tu cariño. Eres muy grande. Fuerza.

Unknown dijo...

Lo lamento tanto, a pesar de la tristeza que hay en tu corazon piensa que tu hiciste lo que pudiste por aliviar el dolor de esa dulce criaturita. Que inhumano y perverso ese veterinario y espero que el karma se lo haga pagar algun dia, pero tambien tenemos el otro lado de la medalla, personas como tu de buen corazon y siempre dispuestas a ayudar. Estrella por fin desccansa de sus sufrimientos y dolores.

vania dijo...

No conocia esta historia...me siento mal..desconectada y culpable...eres un sol aun sin conocerte,esta historia estremece y siento dolor por todo lo que ha pasado.
Que cruda es la vida y que dura cuando nadie esta contigo.
Estoy segura de que se ha ido feliz en tus brazos sintiendo tu cariño y recordandote alli donde esté.
Deberiamos poder hacer clones de personas como tu.

María José dijo...

Pero lo importante es que en su último aliento, no se sintió sola, estuviste a su lado y seguro que se fue feliz al paraíso que está reservado para ellos.

yo dijo...

Hola Marité soy Pako,quien se ofrecio a tenerla en acogida.Al leer la noticia me he quedado choff....Ha sido un duro reves para todos,sinceramente estaba convencido de que esa pequeña iba a salir adelante,ahora mismo estoy en estado de shock.
Imagino tu dolor.
Un abrazo y estamos en contacto.

ROSA dijo...

pobrecita con todo lo pasado se merecia ser feliz y conocer una nueva vida.El veterinario que le hizo eso es un ser sin entrañas ,ni corazon.Se ha ido feliz contigo, que descanse en paz.

Bp dijo...

Yo estuve cuidando durante unas semanas a una gata de mes y medio, abandonada y desnutrida. Al igual que Estrella, ella tampoco pudo vencer su enfermedad y murió durante la noche, después de una larga agonía, entre mis brazos y acariziandola hasta su último gemido, con el que expresaba el dolor que estoy segura que sentía.
Para mí fue una de las experiencias más traumáticas y entiendo por lo que estarás pasando. Cuando lo pienso, intento consolarme con que aún existen personas como tú o yo, que en algún momento intentaron darle cariño y ayuda a alguien que lo necesitaba.

Lce dijo...

courage Marité, on ne gagne pas tous les combats, mais ce que tu fais est si bien ! courage
laurence