sábado, 28 de julio de 2012

Noah, una galga galga


Hace una semana Noah era rescatada en un estado lamentable, delgada, llena de mordiscos y con media pata amputada fue salvada de la muerte por Oscar y Loli en Córdoba. El miércoles Esther la trajo a su casa en Sevilla y hoy podemos contarles que Noah se recupera muy bien. Estaba asustada y nerviosa, pero ya se siente parte de esta pequeña manada que ha encontrado en esta casa tranquilidad y cuidados.
En la casa de Esther, además de sus dos pequeñitas rescatadas hace años, están en acogida dos galgos, Dulce de Leche, que llegó con pánico y gravemente enfermo del corazón después de vivir años en la calle y Eros, que podemos decir que llegó sin cuerpo, porque estaba tremendamente delgado, con sarna, con hongos, su cuerpo era como un gran colador y hoy es un galgo negro guapísimo que ha querido tomarse la estancia de Noah muy en serio.
Eros se ha convertido en su cuidador, está todo el tiempo atento a lo que ella necesita, avisando continuamente a Esther si Noah hace pis, o caca, o si llora, o si se levanta buscando algo, lo que sea que hace Noah, Eros está pendiente. Y también vigila a las personas que se acercan a Noah. Creo que Eros comprende el dolor de Noah, porque lo ha sufrido, y no sabemos si es porque le ha transmitido el mensaje de que ya está a saldo, que Noah se siente relajada y no está asustada, se deja acariciar, curar , cuidar. Nadie diría que es la misma que hace una semana no dejaba que se acercaran a ella.
Estas son las cosas que nos convencen de que siempre hay que intentarlo. Que no podemos dar por perdida una situación por desesperante que nos parezca. Que no debemos abandonar hasta conseguir lo que queremos.
Desgraciadamente, hay muchos galgos con patas rotas que nunca serán salvados, y otros tantos que morirán de hambre, de pena, de sed, de desidia social. Pero seguimos luchando por ellos porque creemos que lo que hacemos es lo correcto.

Por eso quizás, cuando algún impresentable dice que un galgo no es ‘muy’ galgo, o no es ‘galgo galgo’, o estupideces de ese estilo, nos duele el alma porque estos perros, galgos galgos, mix de galgos, chuchos galgos, o solo galgos, han sufrido lo inimaginable y han sobrevivido , no podemos por tanto insultarlos diciendo que si son o no son puros. Son galgos, llevan el estigma del galgo, han sido descartados por no ser todo lo buen galgo que un galguero decidió que debían ser, y para nosotros son mejores que cualquier persona que osa criticarlos.