jueves, 21 de abril de 2011

Loly, su sufrimiento ha terminado









El martes 19 han rescatado a Loly, una podenca que con dos o tres añitos ya ha vivido la dureza de la vida de un perro de caza. Estaba extremadamente delgada, llenita de garrapatas y pulgas, cuando Rachel y Angel la vieron y la rescataron, ella se asomaba y se escondía en los matorrales como si les dijera ‘estoy aquí, pero no quiero irme’, cuando fueron a ver, el cuerpo de otro perro yacía en el suelo medio descompuesto, Loly estaba cuidando los restos de lo que fue su compañero de desdichas.
A Loly le han cortado sus orejas, y ahora es una podenca con orejas raras, cortas y de extraña forma. Su delgadez, su cuerpito casi seco, su actitud apocada nos hacía suponer una grave situación, pero por suerte las pruebas han dado negativo en todo, esperamos que con una buena nutrición y descanso, sin bichos por dentro y por fuera, Loly pueda convertirse en pocos días en la preciosa podenca que es.
No sabemos cómo es posible que esta pequeña haya llegado a semejante estado de desnutrición, ni quién ha sido el desgraciado que le ha cortado las orejitas, lo que sí sabemos es que su sufrimiento ya ha terminado, y sólo le espera una buena vida.
Lo que sí os pedimos es si alguien puede acoger a Loly y cuidarla hasta que se recupere y pueda ser adoptada, que nos escriba a info@galgos112.com.

Es una perra muy buena, no está asustada a pesar de su sufrimiento, y será una perra dulce y cariñosa en cuanto pueda expresarse mejor. Porque en su estado, con ese cuerpito flaco donde todo son huesos ya que casi no tiene músculos de tan delgada, ella se deja revisar, sacar sangre, llevar y traer sin rechistar, sin esconderse, sin poner resistencia. Se sube solita al coche donde se queda dormida.
Ayuda a Loly, ayúdanos a ayudarles