jueves, 11 de junio de 2009

SON LAS CINCO DE LA MAÑANA







Son las cinco de la mañana, y sin poder dormir. Siempre me pasa cuando el galgo que tengo acogido se va a ir a su familia definitiva.
A esta hora, y con el retraso que llevo en cuestiones burocráticas de trabajo, podría aprovechar y ponerme al día, pero me puede más estar con Tina en el sofá, escribiendo estas líneas, achuchándola y admirando el progreso, que en solo dos semanas ha hecho.
Ya más descarada, me mete el hocico en el café, y enseguida lo aparta, “uff qué cosas más raras bebe esta gente”, debe pensar.
A mis perros acogidos no les trabajo nada bien la ansiedad por separación, me los como a besos, caricias, apretones, achuchones…..Todo cuánto parece haberles sido negado hasta entonces.
Tina, Cris en la web, se libró del “corredor de la muerte” en Cuenca, para pasar a una protectora en Barcelona.
Un golpe en la cara le dejó una gran cicatriz, el final de la cola cortado, y varias marcas que bien podrían ser marcas de cigarro.
“Gracias” a ello, Tina va por la calle muerta de miedo, sobre todo cuando ve un hombre adulto, y si es con un bastón, se bloquea….¿por qué será?
Cuánta gente por la calle, cuanto ruido: motos, coches, camiones, containers, patinetes, niños jugando a pelota…. Te das cuenta del grado de contaminación acústica que padecemos a diario.
Cada uno de esos inputs, es un sobresalto para ella, y un poco más de bíceps en mi brazo!
En estos casos, puede más conmigo la rabia, la voluntad y la perseverancia en hacer que vuelva a confiar, o por lo menos intentarlo, y, aunque podría dejarla en casa, y “evitarle el mal trago”, me la llevo al cole a dejar a mi hijo, a la calle peatonal de mi ciudad, a la cafetería, le digo a la gente que la toque, y… Ves que vale la pena, que muuuuy, muuuuy poco a poco va dando un pasito más, hacia delante.
“Tonta, qué acaba de pasar un señor por tu lado”, le dije ayer.
Esta tarde se va…Lo vamos a intentar todos, adoptantes, yo, y sobretodo Tina…estoy segura. Es una gran luchadora, es un amor y un encanto de perra, tiene ganas de vivir y disfrutar.
Empieza a jugar, le dan arrebatos de alegría, como los llamo yo, y cuando para, vienen sus aaaaaaaarg, uuuuuuum, aiiiiiiiiiiish en el sofá. Yo digo, que “no le cabe” tanta felicidad!
Tina (Cris), mucha suerte, te estaré siguiendo muy de cerca cariño!

Segunda parte:
Tina vuelve a estar en mi casa. En casa de Graciela e Irina, pasó cinco días postrada en su camita sin casi hacer pipi ni caca, sin querer salir, y sumida en una profunda depresión.
Sus adoptantes no tenían otro perro, y eso a ella, más la final de la Copa de Europa (con los petardos, ruidos), etc, la trasbalsó mucho.
Ahora vuelve a pasear, vamos de compras, a veces le da un pasmo, pero ya hace todas sus necesidades fuera de casa, aunque pase una moto cerca…
A mí me tiene el corazón robado, y deseo para ella lo mejor de lo mejor. Necesita otro perro que le de confianza, un entorno tranquilo y paciencia.
Ella es graciosa a más no poder. Coge todos los muñecos de la habitación de mi hijo y los lleva al sofá, uno a uno, para luego devolverlos a su sitio.
Cuando está muy contenta se le ponen lo ojos pequeños pequeños, como achinados y no para de mover la cola, bebe agua y mueve la cola, come y mueve la cola…. A veces duerme, y mueve la cola.
Es una campeona y una luchadora, que de veras lo está intentando.De todas las acogidas que he hecho, que ya son bastantes, es junto con Greta que está en Francia, la que más miedo tenía a las personas. A Greta nunca la pude sacar a pasear. Tina se vuelve loca por salir, a pesar de los sustos que se pega.
Aprovecho para dar las gracias a Graciela e Irina por la paciencia y cariño demostrados hacia Tina. Lo siento mucho, reconozco que le faltaba todavía mucha confianza en sí misma, para poder confiar en los demás después.
Tina sigue en adopción. En la web como Cris.
Sólo por un minuto, intentad poneos en la piel de ella. Durante años, lo único que recibió de los humanos, fueron palos y desprecio. Lo mismo que le deseo al cafre de su exdueño.