martes, 20 de marzo de 2012

Lina, rescatada de Bullas

Lina es sin duda el caso más grave de los perros rescatados por Galgos 112 en la rehala de Bullas.

A las compañeras, Paloma y Luisa, se les cayó el alma a los pies, cuando el pasado Viernes entraron nuevamente en ese horrible lugar y vieron a Lina deambulando totalmente descoordinado y tambaleándose de un lado a otro. Temblaba, tropezaba y se caía, estaba tan débil que apenas conseguía mantenerse en pie.

Curiosamente, ni Paloma ni nadie vio a Lina el Sábado anterior, día en que fueron rescatados Índigo y Luna.

Ante la gravedad de la situación, y temiendo que no resistiera el resto de la jornada que todavía quedaba por delante, Paloma la montó al coche y se fue en busca de un veterinario….. mientras Luisa se quedaba en el terreno organizando el rescate con el resto de voluntarios que acudieron ese día.

El diagnóstico inicial de Lina, además de una desnutrición evidente, apuntaba a algún tipo de problema neurológico.

Esa misma tarde, Lina era ingresada de urgencias en la Clínica JG de Mutxamiel, donde se le han practicado todo tipo de pruebas, entre ellas, analíticas,  radiografía abdominal, ecografía, un fondo de ojos,  una resonancia magnética cerebral y otra hepática.

Las analíticas nos mostraron un negativo en lehismania, erlichia y filaria, pero sin embargo, sufre de una severa desnutrición y una  encelopatia hepática, esto último todavía no está claro si debido a algún tipo problema congénito o fruto de un mal golpe en su hígado.

Además, por el tamaño de sus pezones,  tenemos la impresión que a Lina le han hecho criar recientemente, queremos pensar que haya sido antes de la manifestación de su enfermedad.

El pasado Lunes, Lina fue dada de alta y trasladada a una casa de acogida provisional. Una vez allí nos ha tenido tremendamente preocupados, Durante el primer día  se negó a comer absolutamente nada, parecía como si se estuviera dejando morir, su estado era crítico y  ante tal situación se decidió volver a ingresarla para intentar reanimarla con suero. Tras un último intento, y después de probar con toda clase de comida, incluso con potitos de bebé,  por fin el Miércoles por la mañana, conseguimos que Lina empezara a comer un poquito del guiso preparado especialmente para ella.

El Miércoles se comió su cazuelita en poquitos a poquitos, ayer Jueves, parece que se le ha abierto un poco más el apetito y el esóomago y ha comido con bastantes más ganas.

Aunque todavía es pronto para bajar la guardia y su estado sigue siendo muy grave, este último avance nos ha dado ese poquito de esperanza que tanto necesitábamos.

Lo que Paloma y  Luisa, junto con el resto de voluntarios de otras asociaciones,  vieron en la rehala de Bullas, difícilmente se puede describir con palabras, el olor a miseria se mezclaba con el olor a muerte y en algunas ocasiones apenas se distinguían los animales muertos con los que todavía seguían vivos. Era un espectáculo dantesco….en el que uno se  avergüenza de pertenecer a una especie capaz de llevar a cabo esta clase de actos.

Pero afortunadamente también se pudo ver el otro lado del ser humano, la solidaridad. Somos muchos los que día tras día luchamos por compensar todo el maltrato y abandono que han causado otros. Somos muchos los que mediante nuestro esfuerzo pagamos las injusticias, crueldad e irresponsabilidad de otros seres de nuestra misma especie. Y nos preguntamos: ¿qué pasará ahora con este hombre? ¿la Justicia hará justicia? (válgame la redundancia) Nosotros, desde Galgos 112, y en conjunto con otras asociaciones lucharemos e iremos hasta donde sea necesario para que casos como este no vuelvan a repetirse nunca. Seres como este hombre, no deberían jamás volver a acercarse a un animal.

Casos como el de Lina, no merecen ser la expectación y el drama de unos dias para más tarde acabar siendo olvidados. Nosotrøs lucharemos para intentar que no suceda más. Galgos 112, delegación de Alicante.