martes, 2 de diciembre de 2008


DAR EL PASO.

Diría que todas las personas que visitan una web como la nuestra, de ayuda a los galgos, es porque aman a los animales.
Muchísimas son las personas que se dicen un día si y otro también, que hay que hacer algo por ayudarles y que cualquier día de estos, cuando puedan o cuando tengan un poquito de tiempo, o acogerán, o harán una pequeña aportación o adoptarán...Quién sabe el que ? Pero se dicen que van a hacer algo por cambiar, aunque sea un poquito, las cosas.
Muchas veces en la vida, y creo que todos, hemos pospuesto para mas adelante, retos, propósitos, y buenas intenciones, con el pretexto que el tiempo o la situación del momento nos lo impiden, pero si vamos un poco mas allá, muchos posponemos esos pequeños retos de la vida por miedo a lo desconocido.
Hoy en día vivimos en un mundo individualista, en el que no nos queda mucho tiempo para nosotros mismos, así que cualquier cosa, que amenace con privarnos un poquito mas si cabe, de esos merecidos ratitos de descanso, o que pueda llegar a ocuparnos o incomodarnos mas de lo que creemos estar dispuestos, simplemente le damos carpetazo a toda velocidad e intentamos pasar a otra cosa mas liviana, algo agradable que sobretodo no nos perturbe. No siempre se consigue.
Personalmente, cuando descubrí la terrible realidad de los galgos, lo intenté. Intenté aflorar ese ser egoísta que vive en mi y en todo ser humano, y olvidar lo que había visto, seguir con mi vida, diciéndome que hay muchas injusticias y que no podemos cambiar el mundo, pero...No pude.
Decidí implicarme en esta causa, que ya no era solo causa de otros, era ya la mía. Porque cuando algo, sea lo que sea, te quita el sueño, la única forma de aliviar ese dolor es mirándolo de frente y afrontándolo.
Por eso, porque estuve al otro lado, se que cuesta dar el paso, anunciarse y decidirse a ayudarles, sabiendo que una vez lo hagas quedarás prendado y no habrá marcha atrás, pero también se que dar el paso, ayudar al que lo necesita, es una de las cosas, desconocidas en la vida, y mas reconfortantes de las que haya hecho jamás. En cada ocasión en la que ayudamos a un galgo, y cuando este te dedica esa mirada que tienen todos los galgos, me digo que la solidaridad es un regalo, no solo para el, quizás mucho mayor para mi...
Ellos necesitan nuestra ayuda y sea la que sea, la que tu puedas darles, no tiene precio.
Porque lo que cuenta son las buenas intenciones, pero recuerda , las acciones son las que les salvan.

Galgos112