sábado, 11 de abril de 2009

Para todos los que han cruzado el arco iris

En estos días algunos de nuestros amigos han cruzado el arco iris , leed este escrito que es precioso, dedicado a todos los que nos han dejado.


"ALGO DIFERENTE EN EL PUENTE DEL ARCO IRIS"


Diferente de la mayoría de los días en el Puente del Arco Iris, este día amaneció frío y gris. Todos los que habían arribado recientemente al puente no sabían qué pensar, pues nunca habían visto un día así.
Pero los animales que habían estado esperando por mucho tiempo a su persona querida para acompañarla a través del puente sabían qué sucedía, y ellos comenzaron a juntarse en el camino que conducía al puente.
Pronto un perro mayor fue visto, con su cabeza y cola bajas. Se acercó lentamente, y aunque no demostró signos de estar herido o enfermo, él estaba sufriendo emocionalmente. Diferente de los animales agrupados a lo largo del camino, el no había sido restaurado a su juventud y vigor cuando llegó al puente. Él se sentía fuera de lugar, y deseando solamente cruzarlo y encontrar felicidad.
Pero cuando él se acercó al puente, en su camino se interpuso un ángel, que se disculpó y explicó que el viejo y cansado perro con el espíritu quebrado no podía cruzarlo. Solamente a aquellos animales acompañados por su persona se les permitía cruzar el puente.
No teniendo a nadie, ni otra parte a donde volver, el perro caminó penosamente en el campo delante del puente.
Allí él encontró otros como el, viejitos o enfermos, tristes y desalentados. Diferentes de los otros animales que esperaban para cruzar el puente, estos simplemente estaban acostados en la hierba, mirando fijamente desolados el camino a través del Puente del Arco Iris. El viejo perro se quedó entre ellos, mirando el camino y esperando, aun no sabiendo lo que él esperaba realmente.
Uno de los perros más nuevos que esperaba a su dueño en el puente le pidió al gato que estaba allí más tiempo, que le explicara qué sucedía. El gato contestó, "esos pobres animales fueron abandonados, llevado lejos, o dejados en los refugios, pero nunca encontraron un hogar en la Tierra. Todos ellos pasaron por allí solamente con el amor de un proteccionista para confortarlos. Porque no tuvieron ninguna persona para amarlos, no tienen a nadie para que los acompañen a través del Puente del arco iris."
El perro preguntó al gato, "Entonces qué les sucederá a esos animales?" Antes de que el gato pudiera contestar, las nubes comenzaron a desvanecerse y el frío cambio en sol brillante. El gato contestó, "mira, y verás."
En la distancia estaba una sola persona, y cuando ella se acercó al Puente, los viejos, enfermizos y tristes animales en el campo fueron bañados en una luz dorada. De golpe se volvieron jóvenes y sanos, y se pararon para ver cuál su destino podría ser, estos animales que estaban juntos inclinaron sus cabezas mientras la persona se acercaba, para saludarla. A cada una de las cabezas la persona rascaba y abrazaba.
Uno por uno, los animales ahora jóvenes y sanos del campo se alineaban detrás de la persona.
Juntos, caminaron a través del Puente del Arco Iris a un futuro de felicidad y desinteresado amor.
El perro preguntó al gato, "qué acaba de suceder?" El gato respondió, "ese fue un protector." La llegada aquí de un salvador es un acontecimiento grande y solemne, y como un tributo a ellos les es permitido realizar un acto final de rescate.
A ellos se les permite acompañar a todos esos pobres animales que no pudieron colocar en la tierra, a través del Puente del Arco Iris al cielo." El perro pensó por un momento, y después dijo, "me gustan los salvadores." El gato sonrió y contestó, "así se hace el cielo, mi amigo. Así se hace cielo."