martes, 25 de mayo de 2010

Necesitamos gente con corazón que de segundas oportunidades


Zar necesita con urgencia una casa de acogida, tan solo pudo disfrutar de lo que es vivir en familia 3 días....
Necesita alguien con el amor, el tiempo y la paciencia para tenerlo y ayudarle a que se recupere, 6 días en la perrera le han pasado factura, ha desmejorado mucho tanto física como anímicamente.
Cuando entró en la perrera, era un perro alegre, que saludaba moviendo la cola y caminaba con la cabecita alta y cuando lo sacamos, porque una familia quería acogerlo, nos encontramos con un perro cabizbajo, delgado, que ni siquiera movía la cola!!
Gracias a Eva y Pura de la residencia en Madrid, Marina Dog, Zar tendrá los cuidados necesarios, pero es algo temporal, y sólo para que no volviera a la perrera, porque no teníamos otra casa de acogida disponible!! La familia que lo tenía no se podía hacer cargo 'ni un día más' de él, así que mientras espera su casa de acogida, Zar estará en una residencia, encerrado, pero cuidado.
Este pedido es muy especial, porque Zar lleva tres cambios de domicilio en muy poco tiempo; abandonado dos veces, necesita un hogar donde lamerse las heridas y saberse querido. Sólo tiene un año, no tiene problemas con la gente ni con otros perros. Merece su oportunidad!.
Queremos dar las gracias también a Bea, de Animlaesrioja por su ayuda logística, que permitió que Zar viajara el mismo día que se quedó sin acogida.
¿Puedes abrir las puertas de tu corazón para este bellezón?
Recuerda que, cuando un perro llega a una casa, hay que ir muy despacio, hay que mostrarle el mundo que no conoce, hay que dedicarle un tiempo importante para su adaptación, hay que conseguir que se sienta como en su casa. Los perros no son muebles que se cambian de lugar y situación sin acusar recibo de ello. No seamos ingenuos, los perros son seres vivos y necesitan su momento de adaptación.
Por eso queremos compartir con todos vosotros esta carta que nos envía la mami de acogida de Kika, porque es la manera más sencilla y bonita que hemos encontrado para transmitirles a todos lo que significa ser casa de acogida, la especial sensibilidad que hay que tener, porque ver a estos perros que vienen de un mundo que pocas alegrías les proporciona, hacer cosas que otro perro hace normalmente, es muy muy importante para su recuperación, es el medidor de que su 'otra vida' ha comenzado.
Gracias a todos los que os ofrecéis a ser casas de acogida.


Lourdes nos escribe:

'La emoción me invade en estos momentos, como un madre cuando su hijo empieza a andar, he llamado a mi chico al trabajo: ¡Julio, Kika está corriendo por el jardín con Blanco y con Rojo!; qué emoción!, porque sí, porque en realidad son su primeros pasos, grandes pasos hacia una nueva vida de amor, afecto, descanso, juegos. Cuando ha entrado en casa le temblaban las patitas, sea por el el sobreesfuerzo para un cuerpecito cansado y de cristal, sea por la propia emoción de haber hecho algo por placer, por gusto..., me miraba feliz, moviendo la cola, con profundidad en su mirada, profundidad que ha tenido desde el primer momento... ahora duerme, feliz, tranquila... de vez en cuando me mira, asegurándose tal vez, de que esto no sea un sueño, de que esta vida es su nueva vida... hoy es un día muy importante: Kika ha dado sus primeros pasos.'
Besos compañeros de Galgos 112
Lourdes Farratell
'

2 comentarios:

lidia dijo...

Es tan bonito verlos dar sus primeros pasos, y ver como sus ojos cambian del opaco al brillo y a la colita moviendo.
Es emocionante y recompensa todos los pequeños, muy pequeños esfuerzos que realizamos a cambio de la inmensa recompensa que te dan con su cariño y su alegria

Esther dijo...

Suerte que verlos felices con un brillo en sus ojos compensa,.. si que compensa y gracias a eso les seguimos ayudando, en esos momentos tan duros en los que te hundirias, piensas en esos ojos maravillosos, en esa mirada de amor y agradecimiento, eso y verlos felices hace que sigas..., que sigas tirando de este pesado carro.
Un abrazo