sábado, 25 de julio de 2009

La patita de Inka


















Aquí podemos ver la patita de Inka, en la primera cómo está su manito, en la segunda se ve el resto oseo, y en la tercera la interveción que se hizo quitando el trocito que producía el dolor, una intervención sencilla que para ella ha sido un gran cambio.
Un accidente rompió su pata y cortó sus deditos, sólo le quedó un dedo entero que se luxó en la última falange y así se formó una especie de pie que es con lo que ella apoya, es inestable pero funcional, este pie le permite a Inka andar muchas veces en cuatro patas y correr como si no tuviera lesión alguna. Pero no es un pie, es un dedo torcido sobre lo que ella apoya, así que se cansa un poco, y muchas veces prefiere estar sentada.
Este pie no se ha tocado en la operación que se le practicó, sólo se le quitó un trozo de hueso que tenía en la pata, donde había tenido una fractura que soldó sola, y le producía dolor.
Su cojera será permanente.
Es casi increíble que ella utilice ese pie para apoyar teniendo en cuenta que le faltan los extremos de casi todos los dedos, pero Inka es así, una sobreviviente muy intrépida, a la que no ha detenido ningunoa de los problemas con los que se ha encontrado.
Es un encanto y se ha recuperado casi totalmente de su miedo, ahora da muchos besos, y el encanta jugar con sus compis. Inka es hoy una galguita feliz, y su nueva vida va a ser muy larga.
Gracias por ayudar económicamente a su operación y por todos los correos que hemos recibido interesándose por su salud, gracias a todos por estar allí y unirse a nosotros.