domingo, 12 de julio de 2009

Momo


Momo se recupera pero muy lentamente, al haber pasado tiempo desde su lesión hasta que se le pudo atender en condiciones, el deterioro es mucho.
Recuperar la articulación de la rodilla y la musculatura cuesta tiempo y dinero, porque hay que ir a la clínica a cambiar los vendajes y rehabilitar y como es muy doloroso, hay que sedarle.
Los casos como el de Momo, y otros más o menos graves, resultan demasiado costosos para una asociación que se sostiene de sus socios y adoptantes y de la actividad que realizan sus voluntarios. Los veterinarios nos hacen precio, pero eso no quiere decir que sea gratis, sólo que cobran un poco menos las consultas o reducen los gastos de las operaciones a su mínima expresión, pero es su trabajo y tienen que vivir de él, así que pagar, hay que pagar, y las operaciones siempre son caras.
Hemos tenido varios casos de esos que hay que pagar por adelantado para que operen, y en este momento no podemos hacernos cargo de ninguno más hasta que no consigamos dinero. Lo tremendo es que la mayoría de los galgos rescatados necesutan algún tratamiento u operación, o las dos cosas.
Es un poco triste porque hacemos un poco más de lo que podemos, así y todo no nos alcanza, sin embargo, estos animales se rompen y se enferman de una manera totalmente gratuita y a la vista de todo el mundo, pero salvar a uno solo, requiere muchísimo esfuerzo y recursos.
La realidad no es justa pero es así, y si podéis ayudarnos a seguir salvando galgos, os lo agradeceremos de la única manera que sabemos, poniéndo en la web esas caras de felicidad que le sale a los galgos cuando viven tranquilos y duermen sin temores.
Gracias, sin vuestra ayuda, nuestro trabajo no sería posible.

1 comentario:

Beatriz V.P. dijo...

Lo que hacéis es impagable!! muchas gracias!! mañana os hago un donativo!!